Pablo Cordero Fotógrafo en Madrid y Guadalupe

Domingo de Ramos ’11 en Madrid

El pasado diecisiete de abril, tuve la gran oportunidad de meterme en las tripas de -para mi gusto… y que conste que NO soy objetivo- la procesión más bonita y elegante de todas las que se hacen en la Corte y Villa de Madrid.

La Hermandad del Santísimo Cristo de la Fe y del Perdón, María Santísima Inmaculada, Madre de la Iglesia y Arcángel San Miguel (Los Estudiantes), sacaba por el monumental Madrid de los Austrias a sus dos titulares, el Santísimo Cristo de la Fe y el Perdón, obra del escultor Luis Salvador Carmona en el siglo XVIII y María Santísima Inmaculada, Madre de la Iglesia de Juan Manuel Miñarro López en el siglo XX, en una tarde maravillosa y primaveral… de esas de las que los madrileños podemos presumir. Las terrazas estaban hasta la bandera, los turistas pululaban por las estrechas calles del centro, los nazarenos escurrían la cera de sus cirios por las calzadas, los costaleros bañaban sus costales de sudor y un joven fotógrafo intentaba contar la historia de esa procesión a través de su visión.

No voy a entrar en asuntos religiosos. Solo quiero dar a conocer el arte de este tipo de actos. Para mi, una procesión de este tipo hace llegar al público algo que de otra forma solo se puede ver en museos. Solo puedo agradecer el esfuerzo tan grande que supone hacer que algo así salga a la calle cada Domingo de Ramos. Además, Madrid puede hacer que sea más especial de lo que ya lo es. Y eso es lo que he querido mostrar, dando un punto de vista algo más característico a lo meramente procesional, situando la procesión en su contexto. Los preparativos, la concentración, formación, disciplina, las terracitas, el ambiente primaveral y ajeno a lo religioso… Sería imposible separar cada aspecto y por eso he querido subir el vídeo acompañando a unas pocas fotos, para que se pueda apreciar el proceso completo.

En cuanto a los aspectos técnicos, esta era una de las primeras ocasiones en las que sacaba a pasear a la Marky con sus cristalitos por Madrid. Las situaciónes en las que fotografié fueron bastante diversas, pero cumplió mis espectativas con creces. Ajustar el balance de blancos en el interior de la basílica o cuando, ya de noche, Madrid se ilumina de luces incandescentes, es todo un reto. El ISO fue otro de los problemas, aunque poco, viendo los resultados. Hasta 3200 ó incluso 6400 ISO, se puede hacer un buen trabajo. Esto, viniendo de una Oly del 2007 era un miedo que pronto disipé viendo el rendimiento de la cámara y los objetivos de focal fija.

Cuando me vi forzado a tomar la decisión entre comprar lentes fijas u objetivos zoom, dudé hasta el último momento en la tienda. Después de todo esto, no me arrepiento en absoluto. El Canon 35mm f/2.0 es BBB (bueno, bonito y barato), una joya! Un verdadero descubrimiento! A máxima apertura funciona de maravilla como podéis ver más abajo.

No me alargo más. Os dejo el vídeo, que, dado que dura bastante, está en una calidad un pelín escasa para que no pesase una barbaridad. Espero que os guste!

 

 

P.D.: No me resisto a comentar algo más. Los Monaguillos de la procesión son la sal y la pimienta que le da ese toque simpático y amable a la procesión. Gracias a ellos existe una cara amable que va más allá del formalismo y el protocolo procesional.

Deja un comentario

Este es un blog en el que todas las fotos expuestas están tomadas por mi y para las que me reservo todos los derechos. Por favor, si sientes interés o quieres utilizar alguna, no lo dudes, ponte en contacto conmigo en mi correo o teléfono que aparece en el menú. Desarrollado con Bokeh Pro para WordPress