Pablo Cordero Fotógrafo en Madrid y Guadalupe

Boda de Guada + Álvaro… Ya se han casaaaaaaaooooo!!!

Si la última boda fue especial, esta lo ha sido aun más si cabe… Se ha casado mi hermana y mi cuñado! Carne de mi carne y sangre de mi sangre. Siento que ahora más que nunca, es imposible mi imparcialidad. No voy a hablar de lo guapa que iba la novia -es mi hermana… no puedo frivolizar-, ni de lo bien que salió todo, ni de los bailoteos que nos echamos hasta altas horas de la madrugada con un vaso con los hielos haciendo clin, clin en la mano siempre. Tengo la obligación de hablar de una pareja que persevera en esta vida. En ocasiones contra viento y maréa. Persevera pese a todo y pese a todos… y a veces en condiciones particularmente duras.  Son muy jóvenes y llevan ya años fuera de casa de sus respectivos padres, así que esta boda ha sido cómo un símbolo (qué es una boda, si no un símbolo en todos los casos), no de testimonio y manifiestación pública de amor, si no para demostrar al mundo que están ahí para hacer que el futuro sea mejor. No solo el suyo, si no el de toda la gente que les quiere y se mantiene a su alrededor. Ojalá dentro de poco tiempo podamos celebrar que la familia crece, así el futuro, además de ser mejor, estará asegurado por nuevas generaciones de pequeños con los ojos preciosos.

En pocas bodas he visto disfrutar tanto a los novios! Sobreponiéndose a los nervios y dejando de estar condicionados por el momento, hicieron una boda preciosa, emotiva y especial. En fin, qué puedo decir… hace nada le tiraba de las coletas y ahora es toda una señora! Y Álvaro, bienvenido a la familia. Aquí sabremos quererte bien!

P.D.: Yo no hice las fotos… hice fotos. Para eso estaban unos magníficos fotógrafos y camarógrafo resalaos que resultaron ser un ejemplo de lo que un buen profesional de la fotografía de boda debe ser. Echadle un vistazo a su trabajo y abrid la boca de par en par. En mi caso, permitidme los fallos en las fotos… a veces es dificil disparar con un gin-tonic en la mano y bailando Paquito el Chocolatero!

Deja un comentario

Boda de Laura + Isaac

 

Bueno, como dicen los anglosajones: It’s been a long time!

No hemos parado de hacer fotos en todo este tiempo, pero si que he estado muuuy ocupado en miles de historias que, por supuesto, no son tan importantes como la fotografía. Hoy os traigo fotos de una boda que fue muy especial. Entiendo que todas las bodas son siempre especiales y como tal hay que fotografiarlas, pero esta fue especialmente emotiva. Además, Laura e Isaac hacen una pareja estupenda. Son jóvenes, guapos y tienen una planta envidiable, pero… lo reconozco: Me declaro fan de Laura! Un admirador, un amigo, un esclavo, un siervo!!! Qué guapa!!!

La boda se celebró en Oviedo y como suele ser habitual en las bodas a las que asisto, el clima nos acompañó. Cuestión más que importante en bodas asturianas. Creo que hago como de talismán para cuestiones meteorológicas en bodas, bautizos y comuniones, jeje! La tarde era clara y limpia como la mirada de un recien nacido y la noche prometía juerga y baile como en una fiesta de prao. Con un entorno tan precioso y unos novios tan guapos, hacer fotos es tan facil como disfrutar de la boda. Una cosa lleva a la otra, de hecho.

Se casaron, se casaron y toda la gente que les quería fueron testigos de ello. Ahora vosotros también podéis sois testigos de su amor y del color que dieron al acto.

Como siempre, un placer!!!

 

2 Comentarios
  • Gracias Pablo, por las fotos, que ya te lo he dicho son una pasada!!! y por lo que has escrito, me ha gustado mucho. GRACIAS GRACIAS GRACIAS!!!
    UN BESO MUY FUERTE

  • Donde hay amor, fluye. Y si fluye, sale en las fotos. La parte más importante del trabajo es, por tanto, vuestra.

    Un beso!

Deja un comentario

Boda Martina + Javier… Una boda Gijonuda!

 

Vamos a ver… conste que no soy imparcial ante todo.

Martina y Javi son familia y son de Gijón… con eso podría dejar de escribir en esta entrada y directamente dedicarme a colgar las fotos.

 

Aquel día de agosto, en aquella boda, sin haberla invitado, pero ansioso yo por que viniera, apareció. La luz! La luz del Cantábrico asomando tras el Elogio del Horizonte! El cielo más espectacular de Gijón se vistió de gala y no nos quedó otra que hacernos fotos con él. -Hola amigo-, le dije. -Estás espectacular! Me has hecho feliz con tu presencia y a los novios les has dado una alegría aunque ellos no lo sepan aun-. Él me contestó que por aquella zona de España, costaba un montón hacer ese despliegue de medios, pero que en ocasiones como aquella, bien merecía la pena brindar un atardecer lento, suave y lleno de color! Marti, Javi, el cielo os hizo un regalo de boda magnífico!

Luego le pregunté si volvería, pero no supo qué decirme. Todo lo que tiene de elegante, lo tiene de perezoso, pero con aquella tarde supo colmar mis sentidos para una temporadita.

Y bajo esa cúpula celeste, más grande y perfecta que la de cualquier cosntrucción humana, nos dimos a la alegría y el gozo de ver como se casaban dos personas estupendas. En una ocasión así, te das cuenta de lo bonito que es tener una gran familia con quién compartir estas ocasiones.

Les casamos, bebimos, comimos, bailamos, bailamos bebiendo, bailamos bebidos y bebidos y bailando desfilamos hasta la siguiente.

Os dejo las fotos que dan fe de ello. ojalá os gusten!

 

Deja un comentario

Este es un blog en el que todas las fotos expuestas están tomadas por mi y para las que me reservo todos los derechos. Por favor, si sientes interés o quieres utilizar alguna, no lo dudes, ponte en contacto conmigo en mi correo o teléfono que aparece en el menú. Desarrollado con Bokeh Pro para WordPress